Educare
Hábitos de higiene oral en adultos sanos frente a portadores de prótesis dental
María José Aineto Vidal, María Alafarga Mafe, Alejandro Andrés Peiró, Antonia Cabriada Llorens, Sandra Calero Blasco, Alicia Rodríguez Tapia
2011-12-23

Introducción
Los problemas de la cavidad oral repercuten, en mayor o menor grado, sobre la nutrición, al dificultar la masticación e incluso la deglución. Además, existe el riesgo de que el Streptococcus viridans, un microorganismo que comúnmente se encuentra en la boca, penetre en el torrente sanguíneo durante ciertos procedimientos dentales y viaje al corazón, donde se puede establecer en las válvulas cardiacas dando lugar a una endocarditis bacteriana o proliferar y formar coágulos infectados que se desprendan y viajen al cerebro, los pulmones, los riñones o el bazo.
Los problemas dentales más comunes suelen ser las caries y las enfermedades periodontales. Las manifestaciones clínicas de las caries en muchas ocasiones son asintomáticas, también pueden provocar dolor local con la exposición a bebidas frías y calientes, pueden aparecer abscesos causantes de dolor más graves y en ocasiones edema facial. Se detectan mediante examen clínico y rayos X. En cuanto al absceso dental periapical, encontramos como manifestaciones clínicas el dolor continuo penetrante y sordo acompañado de celulitis circundante, edema de estructuras faciales subyacentes y movilidad del diente afectado, dificultad para abrir la boca, por afectación de la articulación temporomandibular, dolor a la masticación con una reacción de fiebre y malestar general, que debe ser tratado con antibiótico y cuando ceda la reacción antiinflamatoria realizar la extracción dentaria o tratar el conducto radicular afectado (endodoncia). En cuanto a la enfermedad periodontal, aparece gingivitis, cálculos, hemorragias y pus franco detrás el reborde gingival.
Para prevenir estas patologías, debemos recurrir a una limpieza profesional con ultrasonidos, creación de hábitos de higiene saludables, instrucciones de higiene oral y, en caso de periodontitis, raspado y alisado radicular, todo ello con el objetivo de eliminar bacterias e impedir que vuelvan a acumularse, reforzado con visitas habituales al odontólogo con una frecuencia de 6 meses a 1 año.
 
Copyright © 2019 Difusión Avances de Enfermería S.L. powered by Grupo Paradigma | Política de privacidad e información legal