Educare
Usted tiene un ganglión
Isabel Morales Gómez-Cambronero
2012-04-19

Introducción
Descubrir un bulto o tumoración en cualquier región del cuerpo, supone para el que lo padece una importante alarma. Si se trata de nuestras manos, en constante visualización y movimiento, la preocupación se agrava hasta decidir acudir a los servicios médicos. En el momento en el que el especialista anuncia: “usted tiene un quiste sinovial o ganglión” retornan las dudas, el desasosiego y la intranquilidad, por tratarse de una patología poco conocida y a la que a menudo se le atribuye en primera instancia más importancia de la que realmente tiene.
Una vez han descartadas otras patologías osteoarticulares mediante un correcto diagnóstico diferencial, el paciente aquejado de un quiste sinovial o ganglión, padece un quiste de origen benigno que carece generalmente de importante sintomatología.
Suele ser suficiente para su diagnóstico una completa entrevista clínica y examen a la palpación, no precisando en la mayoría de los casos de prueba complementaria alguna.
Únicamente cuando se manifieste dolor o compromiso estético a causa de su crecimiento, el profesional decidirá la técnica más adecuada, entre las cuales se posibilitan medidas físicas, conservadoras (inyección de corticoides, ruptura con anestésico local o aspiración del quiste) y el tratamiento quirúrgico. Éste solo resultará definitivo siempre y cuando se aplique una metódica técnica que evite las recidivas.
El objetivo de este trabajo es dar a conocer la patología y afrontarla de acuerdo a su origen y evolución, por tratarse de la causa más frecuente de tumoración en la región de la muñeca en jóvenes activos. A ello se le anexa la práctica clínica existente, que fundamenta más si cabe la necesidad de difusión de nuestros conocimientos y aptitudes para minimizar la ansiedad y el buen proceder en el ámbito sanitario.
 
Copyright © 2019 Difusión Avances de Enfermería S.L. powered by Grupo Paradigma | Política de privacidad e información legal