Metas de Enfermería
Relación entre fragilidad y fractura de cadera en el anciano
Metas Enferm 2013; 16(7):24-29.
María Molero Bastante, María Victoria García López, Alejandro David Pedraza Cantero, María Dolores Pomares Martínez, Mercedes Gómez Gómez, Laura Moraleda Torres
2013-09-01

Introducción

Objetivo:conocer qué indicadores de fragilidad son susceptibles de tratamiento enfermero en ancianos intervenidos de fractura de cadera y cómo es su evolución.

Método: estudio descriptivo, longitudinal y retrospectivo de los pacientes ingresados en el Hospital Geriátrico Virgen del Valle (HVV), para rehabilitarse funcionalmente tras una intervención por fractura de cadera durante el año 2011.
Se identificaron indicadores de fragilidad descritos en la bibliografía y posteriormente, se extrajeron los datos de los enfermos de la Escala de Valoración Enfermera (EVE), utilizada como parte de la valoración integral del anciano, seleccionando 19 variables como indicadores de fragilidad correspondientes a la situación previa a la fractura, al ingreso en la unidad de media estancia (UME) y al alta del paciente.
Resultados: se obtuvo una muestra de 62 enfermos con una media de edad de 83,2 años. Previamente a la fractura de cadera, ya existían indicadores de fragilidad como trastorno de la movilidad (19,4%), del estado cognitivo (37,1%) y la disminución sensorial (51,6%). Tras la intervención quirúrgica, todos los indicadores aumentaron, especialmente la dependencia en las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) y la movilidad, experimentando una mejora tras la estancia en la unidad de rehabilitación funcional, pero sin llegar a alcanzar los valores previos a la fractura. El estado cognitivo del paciente empeora al alta con respecto al ingreso en la UME, llegando a afectar a un 66,1% de enfermos con respecto al 56,5% del ingreso y el 37,1% previo a la fractura.
Conclusión: la información obtenida apoya el hecho de que la fragilidad sea a la vez causa y consecuencia de la fractura de cadera. El tratamiento enfermero debe orientarse a evitar el deterioro de los trastornos de movilidad, el estado cognitivo, las ABVD, la incontinencia y las úlceras por presión, ya que son los predoctores de fragilidad más afectados tras la fractura y los que más distan de la situación basal tras el proceso de rehabilitación funcional.

 
Copyright © 2019 Difusión Avances de Enfermería S.L. powered by Grupo Paradigma | Política de privacidad e información legal