EBE
Utilizar las fuentes de evidencia evaluada previamente: la pirámide de las 6 S, el modelo de las 5 S refinado
Alba DiCenso, Liz Bayley, R Brian Haynes
2010-03-01

Introducción

 

Alba DiCenso, doctora en Enfermería, Liz Bayley, máster en Biblioteconomía, R. Brian Haynes, doctor en Medicina 

Universidad McMaster, Hamilton, Ontario, Canadá.  

Si queremos aplicar evidencia de calidad en la toma de decisiones clínica, debemos saber cómo acceder a ella. Durante muchos años, esto implicaba saber cómo hacer búsquedas bibliográficas y aplicar nuestra capacidad de valoración crítica para separar los estudios clínicos de mala calidad de los de buena calidad. Sin embargo, a lo largo de la última década se han ido desarrollando recursos prácticos que facilitan el acceso inmediato a estudios de calidad. Nosotros llamamos a estas fuentes “evaluadas previamente” porque han pasado por un proceso de filtrado por el cual sólo los estudios de la más alta calidad son incluidos y se actualizan periódicamente, con lo que la información disponible a través de estos recursos está siempre al día.

Para facilitar el uso de las múltiples fuentes evaluadas previamente, Haynes propuso el modelo piramidal «de las 4 S»1, que posteriormente refinó y transformó en el modelo de las 5 S2. En la base del modelo de las 5 S se encuentran los estudios individuales originales y sobre estos se van sustentando las síntesis (revisiones sistemáticas, como las revisiones Cochrane), las sinopsis (descripciones sucintas de estudios individuales o revisiones sistemáticas previamente seleccionados, como los que encontramos en las publicaciones basadas en la evidencia), resúmenes, que integran la mejor evidencia disponible en los niveles inferiores para elaborar guías prácticas basadas en todo un abanico de evidencias (p. ej.: Clinical Evidence, National Guidelines Clearinghouse) y en la cúspide del modelo están los sistemas, que sirven para relacionar automáticamente las características individuales de cada paciente con la mejor evidencia disponible que coincida con las circunstancias específicas del paciente y brindar al clínico las claves para su tratamiento (p. ej.: los sistemas informáticos de ayuda a la toma de decisiones)2.

Al presentar el modelo de las 5 S ante nuestros colegas, tanto en nuestro país como en el extranjero, algunos plantearon si la sinopsis de un estudio equivale a la sinopsis de una revisión sistemática, como indicaba el hecho de que compartieran el mismo nivel en la pirámide. Según la jerarquía de la evidencia, una revisión sistemática es indudablemente mejor que un estudio individual, así que ahora añadimos un nuevo nivel para distinguir los dos tipos de sinopsis...

 
Copyright © 2020 Difusión Avances de Enfermería S.L. powered by Grupo Paradigma | Política de privacidad e información legal