Metas de Enfermería
Heridas por arma de fuego
Metas de Enferm jun 2008; 11(5): 62-68
María Campo Campo, Marta de la Cuadra Álvarez, María Isabel Pérez Sanz
2008-06-01

Introducción

Las heridas producidas por armas de fuego vienen dadas en función de su masa, forma, velocidad, resistencia del tejido, propiedades viscoelásticas, desplazamiento y estabilidad del proyectil y energía cinética liberada en el momento del impacto. Esto también influye en el tratamiento, determinando que, salvo excepciones referidas a la cara y cuello, pleura, peritoneo, duramadre y articulaciones, se debe proceder al cierre primario diferido a los 4 ó 6 días, cuando han disminuido los signos de inflamación posteriores al traumatismo y el riesgo de desvitalización e infección es menor. La atención a una persona herida, cualquiera que sea el factor causante, requiere la asistencia de un equipo multidisciplinar, dentro del cual tienen un papel relevante los profesionales de Enfermería. Por ello, parece oportuno repasar los conocimientos sobre
fisiopatología y tratamiento de lesiones por arma de fuego, para poder practicar una correcta atención enfermera a este tipo de pacientes,
intentando mejorar la calidad de los cuidados. Este artículo hará referencia, fundamentalmente, a la balística terminal o de efectos puesto que es la más relacionada con el ámbito de interés sanitario.

 
Copyright © 2019 Difusión Avances de Enfermería S.L. powered by Grupo Paradigma | Política de privacidad e información legal